Sanguinetti, sin tener en cuenta las elecciones internas y nacionales del año que viene, dio su respaldo a Lacalle Pou y quiere un rápido acuerdo entre blancos y colorados.

¿Nosotros queremos eso? No. Ni yo ni muchas otras personas que están buscando una alternativa al gobierno actual y a las corrientes históricas que representan el binomio Lacalle – Sanguinetti. 

Creo que la motivación anti – frenteamplista es de corto aliento. Es mirar sólo lo que va a pasar en los próximos 20 minutos y no en los próximos 20 años. No vamos a lograr los cambios que el Uruguay necesita si no entendemos que hay muchísimas personas que están buscando otra cosa: renovación, cambio y futuro. Por poner un número: son el 25% de los ciudadanos según la última encuesta de Cifra. ¡Son más de 600.000 personas! 

Talvi y Ciudadanos vamos a ganar la elección interna y la elección nacional porque no tenemos límite hacia afuera, ya que somos esa propuesta fresca que se está buscando. Porque somos capaces de hablarle tanto los colorados que se fueron de casa, como a los que nunca votaron al Partido Colorado. 

Si las cosas fueran lineales, los uruguayos votaríamos por oposición sin importar nada más y Lacalle Pou tendría más el 50% de intención de voto; y eso no es así. La gente piensa en algo más; la gente con la que cada uno de nosotros habla todos los días va más allá del anti – frenteamplismo vacío e inconducente. 

¿Y por dónde va la cosa? Hay más de 600.000 personas que no quieren votar al Frente Amplio ni a los blancos. Porque quieren votar una alternativa, quieren votar convencidos, ilusionados, quieren votar ideas, un Uruguay posible y mejor al que tenemos. 

En 2004 la gente votó al Frente Amplio justamente por eso y se hicieron muchísimas cosas buenas. Pero hoy es un proyecto político agotado e incapaz de encarar los desafíos de los próximos 20 años. 

Entonces, hagamos algo revolucionario: volvamos a votar convencidos. Tomémonos 10 minutos para escuchar lo que Talvi y Ciudadanos tenemos para decir. Es tan sólo asistir 1 hora a alguno de los encuentros, mirar una transmisión por Facebook, dar play a un video en las redes, entrar en una página web, o sentarse a charlar con alguien que ya haya hecho cualquiera de esas cosas. 

Los países se construyen en base a ideas y sueños posibles, con equipos dispuestos a llevarlos adelante. Si todos hacemos lo que dije antes, tendremos la oportunidad de que haya gente en el Parlamento y en el gobierno que nos convenza y nos represente. Y es la única forma de construir un mejor futuro.

Nicolás Ortiz